TRES VECES SI...

02nd January 2019 · General · Comment ·

…Y es así que la creación de Dios se ve recompensada al unir los caminos de los que deben estar juntos, es así que la vida se encarga de mostrar lo más hermoso que tiene para ofrecer…

Cuando Milena observó el sospechoso postre pensó en lo mucho que quería estar ahí, lo comprendió muy bien, se dio cuenta que lo quería, que quería estar con él, que todo el tiempo pasado faltó él. Cuando Julian miró sus ojos, sus gestos, su sorpresa, descansó, pudo ver que sus anhelos tenían una forma física, que ella estaba ahí porque quería estar, porque debía estar, porque ambos lo merecían.

… “¿Quieres casarte conmigo?”
Milena se dio cuenta que el tiempo sí se podía detener, las lágrimas bordearon sus ojos como si tuvieran vida propia creando una lluvia de alegría en su corazón, la felicidad de comprender lo que sucedía no se sincronizaba con lo que su boca debía responder, su alma habló por ella:
“Sí, acepto”

Y sin darse cuenta llega el día acordado por los corazones, todos se preparan, se celebra el amor, las familias se reconocen y las sonrisas atraviesan las paredes, los amigos son testigos y el acercamiento a Dios se hace palpable, Milena recuerda un mensaje de Julian, de una visita fugaz de algún momento sin invitados, uno que solo contenía las palabras “… Eres el amor de mi vida” 

Las grullas sonríen alrededor convirtiendo el papel en movimiento, hay una bonita tensión que se abre en júbilo al reconocer la hermosura de la novia que es acompañada de quienes son un pedacito de ella, cada detalle resalta su presencia, todo el delicado proceso es bien recompensado por un nerviosismo especial, el novio espera con una tierna emoción dentro de una corbata verde y mientras la observa con paciencia ciega sueña despierto con un lugar del mundo para los dos caminando de la mano, a su lado siempre ella, se observan, se reconocen y se admiran, están frente a Dios y aunque él ya conoce sus corazones, necesita que lo expresen y desde la pureza del amor ambos dicen: “Sí”

…¡Suenan las campanas! …¡Ha nacido una familia!
Las familias reunidas celebran, hay emoción y ganas de festejar, los invitados entienden el querer y se vuelven parte de él, llega la música, llegan las palabras, llega cada una de esas personas que merecen estar ahí, y la noche también se hace presente creando un momento único de bienestar compartido, todos ríen y cantan, el júbilo se apodera de sus corazones…

Todo está dicho, Milena y Julian han puesto sus corazones en la mesa, han decidido hacer partícipe a Dios dejándole guiar sus caminos a través del gran río de la vida, ya no hay palabras, solo emociones, ganas, su historia apenas empieza y este capítulo les recuerda que el tercer “sí” es más que una sílaba

 

Leave a Comment
Your email address will not be published.

4 + 7 =
View next

Lastest posts